¿Quiéres hacer una reserva?
¿En qué podemos ayudarte? 958 770 454

El prestigio de Lanjarón como estación balnearia reside en el gran número de manantiales mineromedicinales con diferentes tipos de aguas e indicaciones terapéuticas. Son aguas que mantienen su composición y tienen efectos terapéuticos demostrados.


Nuestras aguas


La falla de Lanjarón, frontera entre dos parajes únicos, Sierra Nevada y la Alpujarra, permite que en los entornos próximos a la población haya emergido una gran profusión de manantiales.

El Balneario utiliza 6 manantiales de aguas mineromedicinales para la prevención y el tratamiento de determinadas afecciones: desde agua de mineralización muy elevada hasta agua de mineralización muy débil, todos únicos.

Agua para baños

Manantial el salado

Efecto sedante.

Agua de mineralización alta: clorurada, sódica, cálcica, magnésica y ferruginosa.


Agua en bebida

Manantial capuchina

Efecto depurativo.

Agua de mineralización muy alta: bicarbonatada, clorurada, sódica y cálcica.


Manantial salud II

    Facilita la digestión.

    Agua de mineralización media: clorurada, sódica, bicarbonatada y muy carbónica.


    Manantial capilla

    Facilita la digestión y estimula el apetito.

    Agua de mineralización media-baja: clorurada, sódica, cálcica, bicarbonatada y carbogaseosa.


    Manantial salud I

    Facilita la digestión.

    Agua de mineralización baja: clorurada, sódica, cálcica, bicarbonatada y ligeramente carbónica.


    Manantial San Vicente

    Efecto diurético.

    Agua de mineralización muy baja: bicarbonatada y cálcica.


    política de privacidad.